Ni te atrevas con el email marketing

por

Para un negocio online tener un blog es casi obligatorio hoy en día, pues supone la llave para conseguir posicionamiento y visibilidad.  Y la visibilidad conlleva más ventas.

Pero esos clientes no llegarán con tan solo escribir una entrada cada semana; se necesita crear una base de datos con aquellos lectores que se interesan por los contenidos y que muestran un interés por vincularse más estrechamente con la marca.

Una vez creada una lista de suscriptores, el email marketing es la estrategia perfecta para terminar convirtiendo lectores en clientes mediante lo que se conoce en marketing como “embudo de ventas”.

 

Para que el email marketing funcione no puede hacerse de cualquier manera

 

 Muchas personas piensan todavía que el email marketing es enviar una newsletter con el nuevo artículo semanal o quincenal.

En realidad, esa es parte de su utilidad, pero cuidado con subestimar su extraordinaria capacidad para transformar un casual visitante en un fiel consumidor de productos y servicios.  ¿De qué manera? Pues NO de cualquier manera.

Si realmente no estás convencido de todo el jugo que puedes sacarle al email marketing, o si lo que te ocurre es que no sabes cómo emplearlo correctamente, entonces mejor que ni te atrevas con él. En serio. Porque si no sabes aprovecharlo y lo que quieres finalmente es vender, nunca lo conseguirás por este método.

Te frustrarás, y peor aun, pensarás que es una táctica sin utilidad alguna.

 

Cómo sacar todo el jugo al email marketing para que sea tu herramienta más poderosa de atracción

 

El email marketing es toda una ciencia y tiene su “arte”. Pero tranquilo/a, porque no será necesario que estudies largo y tendido.

Es una herramienta que te pedirá un mínimo de entendimiento, para saber cómo funciona realmente, y (lo más importante) el máximo conocimiento de tu lista de suscriptores.

El modo de desarrollar correctamente una estrategia de comunicación con el email marketing, para que DE VERDAD sea útil, te lo cuento a continuación.

#1. Plan de acción

Si planificas tu menú diario, tus vacaciones, la compra semanal o tu visita al dentista, tienes que crear un plan de acción para tu email marketing.

Crear un plan de acción en email marketing no es otra cosa que definir muy bien:

1. Qué quieres decir y cómo lo quieres contar (emplear el estilo adecuado)

2. A quiénes se lo vas a contar (a toda tu lista o a una más pequeña)

3. Cuándo estás dispuesto/a a comenzar (el inicio de una secuencia de emails, por ejemplo)

4. Con qué frecuencia es conveniente enviar las newsletters.

Estos cuatro factores están muy relacionados entre sí, de tal forma que si uno de ellos cambia el resto probablementa también lo hará.

Por esto tendrás que crear tantos planes de acción como objetivos tengas. Por ejemplo:

-Plan de acción para la newsletter de cada nuevo artículo

-Plan de acción para la apertura de un webinar

-Plan de acción para la venta de un infoproducto, producto o servicio

-Plan de acción para acontecimientos especiales (descuentos, promociones, inauguraciones, etc.)

-Plan de acción para recuperar clientes “dormidos”

-Etc.

El plan de acción también consiste en favorecer que se suscriban a tus newsletters.

Deberás simplificar el proceso, no solicitar demasiados datos y tener una deferencia con quienes se una a tu lista (mínimo un mail de agradecimiento).

#2. Escoge una plataforma seria de email marketing

Como sabrás, no puedes enviar correos masivos desde tu proveedor de cuenta de correo. Primero de todo, porque este servicio no está pensado para enviar un número elevado de correos a la vez y, segundo, porque tardarás cero y nada en ser considerado spam por el resto de plataformas de email.  Te bloquearán en menos que canta un gallo.

Otro aspecto a tener en cuenta es que el envío manual de toda una secuencia de newsletters te supondrá emplear muchísimo tiempo.

Piensa que tienes una lista segmentada de 600 suscriptores a los que mandar un correo. ¿Te imaginas personalizar seiscientas veces el mismo email y hacer, mínimo, 600 clicks en el botón de enviar?

Solo por ese motivo ya tendría que estar descartada esa posibilidad, ¿verdad?

Escoge una plataforma de email marketing que tenga buena reputación, seria y con un buen soporte.

Parte del éxito de una campaña de email marketing recae en el proveedor que te da el servicio.  No escatimes en este aspecto.

Importante que añada las prestaciones que tú y tus campañas necesitáis, por ejemplo el envío de secuencias automatizadas (autoresponder). Empieza primero con algún plan gratuito (la mayoría los tiene) y si todo va bien plantéate ampliar prestaciones con alguno de los planes de pago.

#3. Ten muy bien segmentada tu lista de suscriptores

Casi con total seguridad te sucederá poseer un listado de suscriptores con intereses muy diferentes entre sí.

A toda tu lista deberás dividirla en tantas sublistas como objetivos tengas tú y necesidades tengan tus suscriptores.

Requiere algo de trabajo, pero es la mejor forma de no enviar newsletters inútiles que no serán nunca abiertas y el modo de demostrar que eres un buen profesional que conoce muy bien a su potencial cliente.

#4. Diseño y contenido: las claves para que la maquinaria funcione

Este aspecto es clave en tu estrategia de email marketing. Por mucho que todo lo demás se haya calculado a la perfección, si fallas aquí habrás empleado tiempo y esfuerzos para nada.

Con el diseño de una newsletter suele haber opiniones dispares.  Hay quien dice que el elemento visual es clave y que las imágenes tienen un peso específico en el éxito de una newsletter.  Otras personas te dirán que evites muchas florituras y te centres en el mensaje.

Te pondré un ejemplo: vas por la calle y ves a un chico o una chica y sientes que es amor a primera vista.  ¿Te vas a vivir con él/ella al día siguiente…?

Pues esto mismo pasa con las imágenes, que captan toda nuestra atención; nos atraen y a veces hasta nos cortan la respiración, pero en realidad no son más que una expresión visual que puede tener multitud de interpretaciones y que necesita de un mensaje en el que apoyarse para no lanzar una idea equivocada.

En mi opinión, lo que tus lectores ven les seduce, pero lo que tú les cuentas es lo que finalmente les convence.  Pero, ojo, que en esto del reparto de texto e imágenes y de equilibrar el conjunto hay más tela que cortar.

No hay que descuidar nunca el tipo de negocio y la oportunidad que se esté brindando.

No será igual la newsletter de una tienda de ropa que la de alguien experto en marketing digital. En el primer caso, la imagen será parte del mensaje, de hecho no se entendería que fuera de otro modo. En el segundo, en cambio, los contenidos estarían aportando todo el valor.

En cuanto al diseño puro y duro, una estructura limpia (sin excesivos colores y elementos que distraigan del objetivo principal) será mejor que una distribución amazacotada y confusa.

Piensa en el medio que tus lectores utilizarán para leer tus newsletters.

A día de hoy me atrevería a decir que 8 de cada 10 recibirán y leerán tus boletines desde un dispositivo móvil.   No merece la pena que les compliques la vida con algo que no sea un diseño sobrio y un contenido bien organizado.

Al respecto de los contenidos, y aquí es donde yo quería llegar, son la herramienta más valiosa con la que cuentas para que toda la estrategia esté alineada con tus objetivos.

#4.1 Copywriting y más copywriting, hasta para la newsletter semanal.

No. El copywriting no sirve únicamente para vender un producto o servicio.

Es lo que marca distancias con otras newsletters; es la diferencia entre dar a conocer lo que ofreces y lograr que los demás necesiten lo que tú ofreces; es dar en la diana de los sueños y anhelos de tu lector/cliente ideal.

No pienses únicamente en el copywriting en términos de promoción o lanzamientos; establécelo como el método para comunicarte de forma cotidiana con tu lista de suscriptores.

Primero has de sembrar para después recoger.

#4.2 Hacer del copywriting tu aliado

El buen copywriting se consigue únicamente:

a) Conociendo muy bien el tipo de público al que te diriges

b) Poniendo a tus lectores en el centro de todo el proceso de comunicación. No se trata de ti, sino de ellos.

Con el primer punto bien definido entramos de lleno en el cogollo del copywriting.  Con tu mensaje has de dar a entender a tu lector/potencial cliente:

1) Que conoces todos sus problemas, deseos y necesidades

2) Que eres tú quien tiene la solución para todos ellos

El objetivo será, primero, que consideren que eres una propuesta muy valiosa para sus objetivos, mejor que cualquier otra. Consecuencia: leeran tus emails cada vez que los envíes.  Y, segundo, que confíen en ti cuando quieran invertir en la solución. Consecuencia: te comprarán a ti y no a tus competidores.

#4.3 El punto clave es el “ASUNTO”

El asunto es el primer impacto; el único y definitivo elemento que convertirá una newsletter corriente en una invitación irresistible.

Prueba con un título sugerente y tentador. Podrás jugar al despiste o ir al grano, pero deberás tener siempre presente la necesidad de conseguir atrapar los siguientes cinco minutos de la vida de tu lector.

#4.4 Sé consecuente en todo el conjunto

Después del “asunto” tienes la valiosa oportunidad de seguir siendo consecuente con tu promesa.  No defraudes.

Más vale un mensaje breve pero directo y práctico que un contenido extenso y poco útil.

Dirígete a las necesidades de tu audiencia; habla desde la empatía y aporta soluciones; muestra el modo de responder a sus miedos, dudas y problemas mediante tu experiencia y profesionalidad.

#4.5 Llamadas a la acción

Mínimo deberás hacer una invitación a alguna acción específica, como que visiten tu blog, una página de aterrizaje, etc.

Es la esencia de la newsletter, que no se quede solo en un envío. Hay una interacción entre las dos partes, y ambas ganan con ello.

#5. Envía con cabeza, y déjate ver con regularidad

¿Sabes cuáles son los principales motivos de la baja de una newsletter

1. Que el contenido ha dejado de ser interesante

2. Que se envían tantas newsletters que acaban resultando agobiantes.

Envía cuando tengas algo importante que decir: que has publicado tu artículo, que has creado un nuevo producto/servicio, que vas a lanzar un webinar, etc., no para contar algo hueco e insustancial.

Y acostúmbrate a tener cierta regularidad con tu newsletter para que no tengas que presentarte cada vez que la envíes.

Exceptuando los acontecimientos especiales: ofertas,  lanzamientos, etc., procura dejar cierto espacio entre un boletín y otro para no cansar y resultar una molestia.

¿Y qué día de la semana es mejor para enviar la newsletter?

No hay reglas fijas. Haz pruebas y analiza qué días responde mejor tu audiencia.

Por si te sirve de orientación, el lunes suele ser un día poco escogido para el envío de las newsletters, pero -repito- cada lector es un mundo y aquí tendrás que adaptarte.

Puedes permitir también escoger el mejor día para recibir la newsletter semanal.  Es un campo que puedes añadir a la hora de crear tu formulario de suscripción y observar entonces qué días se eligen más, así estarás realizando un envío personalizado y no te equivocarás.

#6. Acostúmbrate a que se produzcan bajas

Este no es realmente un consejo sobre cómo elaborar una estrategia correcta de email marketing, pero forma parte de la mentalidad que deberá acompañarte para que no te vengas abajo en el momento en que veas que tienes bajas de suscriptores.

Cuenta con este hecho. Será difícil que mantengas tu lista de suscriptores como el primer día.

No lo estás haciendo mal, es solo que a tus lectores ya no les interesa seguir recibiendo tus newsletters, bien porque ya han solucionado sus dudas; porque se suscribieron únicamente para conseguir un e-book que regalabas; porque van fatal de tiempo; porque se han agobiado al ver su bandeja de entrada a rebosar de emails y han cortado por lo sano,…

Lo ideal es que se produzca un balance positivo entre altas y bajas.

Pero hay algo que puedes hacer para reducir las bajas, no es milagroso pero puede ayudar.

Estudia el comportamiento de tu base de datos, y si hay personas que hace tiempo no abren tus emails no les envíes durante un tiempo. Sepáralos en una nueva lista y déjalos tranquilos.

Pasadas algunas semanas intenta hacer una newsletter especial para ellos y vuelve a observar lo que hacen. Si no obtienes una respuesta positiva, entonces bórralos tú mismo de tu lista de suscriptores.

¿Por qué hacer esto? Básicamente, para no enviar una información que no es relevante pero, principalmente, para que a ti no te perjudique.

Algunas personas no se dan de baja siguiendo el método correcto, sino que directamente marcan el correo como “correo no deseado” o “correo basura”.  Si esto te sucede con varios de tus suscriptores puede darse el caso de poner en alerta a los verdaderos filtros de spam y empezar a dañar tu reputación como remitente.

Resumiendo todo lo dicho

Todo lo que hemos ido viendo a lo largo del artículo servirá para que te inicies en el email marketing con una buena base; pero también te resultará útil para conocer en qué puede estar fallando tu estrategia si no estás obteniendo los resultados que esperabas.

Cuenta con el hecho de que necesitarás cierta práctica hasta hacerte con el uso de un software específico de email marketing.

Hoy en día prácticamente todos son bastante intuitivos, pero si nunca has tocado un panel de control de estas características te puedes abrumar.

Empieza viendo algunos tutoriales prácticos antes de lanzarte a desarrollar todo el sistema; la mayoría de las plataformas de email marketing publican sus propios vídeos donde se puede ver en vivo todo el funcionamiento del programa.

También te llevará cierto tiempo “cogerle el punto” al tema de los envíos y a poder llegar a segmentar toda tu lista según preferencias, pero de ello dependerá que aciertes en tu estrategia.

Las newsletters con más éxito son las que logran una comunicación empática, además de un estilo propio que resulta cercano, a la par que profesional. Invierte en copywriting para lograr el éxito.

Haz pruebas y más pruebas. Encuentra el método que mejor responda a tus objetivos.

Haz mejoras a lo que empieza a funcionarte y testea hasta encontrar la fórmula perfecta para ti, y ponla en marcha en tus campañas.

No temas a las bajas; ocúpate de seguir captando suscriptores facilitándoles la tarea.

Ahora cuéntame tu experiencia con el email marketing. ¿Qué te funciona y qué no? ¿Qué cambios has implementado hasta encontrar tu método? Te espero en los comentarios 😉

Feliz día, un fuerte abrazo.

signature-

Uso de cookies

Hola, te informo de que este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de dichos archivos y la política de cookies del sitio. Por favor, pincha el enlace para una mayor información. Si no estás de acuerdo considera cerrar la página. Muchas gracias.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Lo siento. El contenido está protegido
banner-boletin

¿Has decidido unirte? ¡Genial!

Recibe en tu buzón de correo electrónico los artículos de mi blog, además de contenidos exclusivos SOLO PARA SUSCRIPTORES. Únete a una comunidad entusiasta y decidida a cambiar por completo el modo de comunicarse de manera inteligente y eficiente para emocionar.

He recibido tus datos. Muy pronto tendrás noticias mías. Te doy enormes gracias por tu interés.