No escribas más rápido, escribe mejor

por

¿Eres capaz de redactar y tener terminado un artículo de tu blog en treinta minutos? Entonces enhorabuena, no necesitas leer el post de hoy.  Baja a la zona de comentarios y cuéntame tu secreto 🙂

Y es que esta entrada la dedico a esa inmensa mayoría de personas que, con un blog como objetivo estratégico para captar lectores y potenciales clientes, se sienten incapaces de afrontar cada nuevo artículo sin que este hecho les suponga  invertir una parte importante de su tiempo.

Escribir rápido es el sueño de la mayoría de las personas que tienen un blog

“El blog se come muchas horas de mi tiempo”, “No puedo poner en marcha un blog ahora mismo porque me quitaría horas libres”, “O duermo, o escribo en el blog”, “Me gustaría poder escribir mis artículos más rápido para no agobiarme con la falta de tiempo”, “He tenido que dejar el blog porque no tengo tiempo para mantenerlo”…

Y así podría seguir un buen rato, contándote el principal problema al que se enfrentan muchas personas que quieren tener un blog para su negocio pero que no saben cómo evitar arañar demasiado tiempo a otros asuntos que consideran mucho más importantes.

Que un blog es un sistema de atracción increíble para cualquier negocio está claro, pero mantenerlo “vivo” de cara a un buen posicionamiento orgánico requiere de interacción continua.  Y aquí muchas personas no están dispuestas a negociar, porque su tiempo ya no puede estirarse más.

No te esfuerces por escribir más rápido; ocúpate de escribir mejor

El remedio no es coger un artículo y redactarlo lo más rápido posible, sino en emplear un sistema eficiente de organización que evite pérdidas de tiempo inútiles y consiga mejores resultados en menos tiempo.

O lo que es lo mismo: escribir mejor y más organizadamente para conseguir una ejecución más rápida de los contenidos.  ¿Te explico cómo? Pues vamos allá.

Regla 1: Empezar poniéndote un único plazo de tiempo para terminar cada artículo es improductivo y frustrante

¿Por qué ese empeño en dedicar tan solo un día para tener terminado cada nuevo post de tu blog?

Un buen artículo (y con esto me refiero a un contenido de calidad e interesante, novedoso, de una extensión que lo haga útil y comprensible, de una redacción cuidada y de una edición acorde a lo exigido por los motores de búsqueda) es bastante improbable que pueda salir a la luz en menos de una hora.

¿Dispones de tan solo treinta minutos al día para dedicarte a escribir cada entrada? Tranquilo/a, no necesitas más.

La clave está en reservar cada día esos treinta minutos para escribir. Añade ese tiempo a tu agenda, del mismo modo que tienes asignada cualquier otra tarea en un tramo de tiempo inamovible para que no invada el espacio de las demás.

Treinta minutos de puntualidad británica si quieres, no más; los suficientes para emplear al máximo ese momento, liberarte y dejar que la creatividad fluya, trabajar sin presiones y evitar sentir que el blog es un ladrón de tu tiempo de ocio.

Regla 2: Elabora un sistema de organización que te permita centrarte en lo verdaderamente provechoso

Lo que necesitas es un plan de contenidos que te permita acometer todo el proceso de un modo estructurado, de tal forma que cada etapa te lleve a la siguiente sin perder tiempo innecesario de por medio.

La ventaja de diseñar cualquier plan de acción es que una vez lo creas para un propósito concreto ya tienes el trabajo hecho y lo vas a poder implementar sucesivas veces.

PLAN DE CONTENIDOS PARA CENTRARTE EN LO VERDADERAMENTE IMPORTANTE

1.- Escoge el tema sobre el que hablarás en tu artículo

Parte de la base de tener siempre un calendario editorial ya creado.

Te recomiento que lo vayas completando conforme te surjan nuevas ideas, y que mantengas (mínimo) 4 o 5 semanas de publicaciones cubiertas de nuevos temas.

No es sensato ponerse a escribir sobre lo primero que venga a la mente, porque el día que las musas no acudan es bastante probable sentirse dominado por el síndrome de la hoja en blanco.

Es una situación que provoca una gran pérdida de tiempo y bastante frustración.

Con tu calendario editorial delante, escoge el tema que mejor se adapte a ese momento concreto.

2.- Crea el título

Al empezar a escribir es mucho más rápido y efectivo desarrollar el texto si ya existe una guía clara en la que basarse.

Hay quien prefiere concentrarse en el título después de escribir el post. Mientras encuentres un titular adecuado no importa tanto el orden en que lo hagas, pero -en mi opinión- si salvas ese pequeño obstáculo al principio te puedes centrar mejor en el desarrollo de todo el contenido sin esa presión añadida.

3.- Elabora un esquema de todo el texto

Con el tema en mente, esboza una estructura lógica y que vaya desarrollando todo el texto de forma ordenada.

Supongamos que tienes un nuevo artículo que explica, en cinco pasos, el modo de hacer una copia de seguridad de un blog basado en WordPress mediante un plugin específico.

Una buena estructura inicial sería:

INTRODUCCIÓN:

Motivos por los que realizar copias de seguridad periódicas de un sitio web con WordPress; principales vulnerabilidades de este gestor de contenidos; tipos de copias de seguridad en WordPress (manual y automática).  Etc.

DESARROLLO DEL CUERPO DEL ARTÍCULO

También deberás poder organizarlo para que resulte comprensible.

Fase 1: Explicación del método escogido y los motivos;  descripción del plugin en cuestión (desarrollador, precio, modo de instalación, actualizaciones, mantenimiento, soporte técnico, etc.)

Fase 2: Explicación del proceso detallado de los cinco pasos para la copia de seguridad.

Fase 3: Posibles complicaciones durante el proceso y sus soluciones.

– CIERRE:

Un resumen que extraiga las ideas más importantes de todo el contenido y que no deben olvidarse. Invitación a la participación en la zona de comentarios o a la toma de contacto con el autor para consultar dudas.

4.- Después de terminar con el texto, escoge el elemento visual que añadirás a tu artículo (imagen, infografía, vector, etc.)

Ten cuidado con este tema y escoge material sobre el que tengas los derechos de uso. Aquí tienes 50 increíbles bancos de imágenes que podrás emplear libremente para cualquier proyecto.

5.- Empieza la parte técnica. Realiza los ajustes que sean necesarios para que todo el contenido se acomode a lo que buscas

Esto incluye la corrección ortográfica, estructura del texto, añadir negritas, links, insertar las keywords que creas necesarias, asignar las etiquetas, crear los campos personalizados, categorizar, rellenar correctamente el plugin SEO, etc.

6.- Programa o publica directamente

Podrás dejarlo online de forma inmediata o, si lo redactas con bastante antelación, programarlo para que se publique en el día y hora acostumbrados.

7.- Si tienes por costumbre hacerlo, crea tu newsletter y prográmala para que se envíe a tu lista de suscriptores

Al crear una newsletter para avisar de un nuevo artículo no será necesario que te compliques demasiado con asuntos como el diseño.

Céntrate en el mensaje y en saber transmitirlo para despertar el interñes. Una buena estrategia de email marketing se basa, sobre todo, en el modo en que logras comunicarte con tus lectores.

8.- Programa su publicación en redes sociales

No olvides que esta tarea forma parte del proceso de crear y publicar cada artículo.  Te llevará poco tiempo y permitirá que puedas comenzar a darle difusión.

9.- Relájate, ¡lo has conseguido!

Repite el proceso con cada artículo y comprobarás que el tiempo invertido está mucho mejor aprovechado.

Escribirás más rápido y tus contenidos tendrán mayor calidad con tan solo una pequeña inversión diaria en tiempo.

Regla 3: No seas exigente contigo mismo/a, mucho menos al principio de instaurar el nuevo método

Nuestro comportamiento está compuesto por hábitos.

Si hasta ese momento no habías creado la rutina de organizar tu agenda, dando espacio a tus publicaciones, es perfectamente factible que se sientas desubicado/a y que empieces a creer que no tienes el control de la situación.

Con un poco de persistencia notarás que vas adquiriendo la costumbre y que tu mente va mostrando una mejor disposición a ir creando los contenidos de tu blog cada vez que llegue la ocasión.

Y si un día no llegan las ideas, pues no pasa nada. A otra cosa.

No te agobies con sacar un nuevo post a toda costa.  Escribir debe convertirse en una experiencia divertida, amena y estimulante. Todo aquello que no te resulte atractivo lo rehuirás, y ni el mejor de los métodos servirá.

Espero que estos consejos te ayuden a agilizar la escritura de tus nuevos artículos.  Cuéntame si, además de estas tácticas, tienes incorporadas otras que te funcionen. Te espero en los comentarios.

Un fuerte abrazo,

signature-

Uso de cookies

Hola, te informo de que este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de dichos archivos y la política de cookies del sitio. Por favor, pincha el enlace para una mayor información. Si no estás de acuerdo considera cerrar la página. Muchas gracias.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Lo siento. El contenido está protegido
banner-boletin

¿Has decidido unirte? ¡Genial!

Recibe en tu buzón de correo electrónico los artículos de mi blog, además de contenidos exclusivos SOLO PARA SUSCRIPTORES. Únete a una comunidad entusiasta y decidida a cambiar por completo el modo de comunicarse de manera inteligente y eficiente para emocionar.

He recibido tus datos. Muy pronto tendrás noticias mías. Te doy enormes gracias por tu interés.