Seleccionar página

A la hora de captar talento, la carta de presentación se sitúa muy por delante del currículum.  La razón es bien sencilla: más allá de una larga experiencia o de una titulación a la altura del puesto, el responsable de Recursos Humanos busca descubrir ciertas cualidades que, por lo general, no suelen apreciarse en el historial académico y profesional.

¿Y cuáles son esas cualidades? Disposición, motivación, una acertada argumentación y el manifiesto interés por establecer un futuro contacto, ya en persona, para ampliar cualquiera de los datos (disponibilidad).

La carta de presentación no es siempre el único factor a tener en cuenta para la preselección de un candidato, pero nueve de cada diez entrevistas de trabajo se conceden gracias a una carta de presentación convincente

Sería una pena que, siendo una persona perfectamente capacitada para el puesto, lo dejaras pasar por enviar una carta de presentación inadecuada, ¿no crees? Si tienes en cuenta los consejos de hoy vas a tener el éxito asegurado.

Creando la carta de presentación perfecta que dejará a la empresa rendida a tus pies

 

A la hora de crear una carta de presentación hay varios puntos en los que tendrás que centrar toda tu atención para conseguir atraer el interés:

 

#1 Remitir la carta de presentación a la persona y departamento adecuados

Intenta no enviar tu carta de presentación a un departamento de Recursos Humanos de manera genérica; lo recomendable es hacer un trabajo de investigación para conocer quién está al frente de la labor de reclutamiento y contratación.

Este aspecto es muy importante, porque en ocasiones quien se encargue de esto será alguien responsable de la selección de personal para toda la empresa y en otros momentos será el jefe de área de una sección específica, justo aquella para la que se solicita el puesto.   Dirigirse al cargo adecuado es un primer paso que -cuando se hace bien-  se valora de manera muy positiva.

 

#2 Mostrar un profundo conocimiento de la actividad de la empresa y de las necesidades puntuales de contratación

Es necesario que te informes previamente de algunos datos básicos que servirán para que te vean como la mejor elección posible.

Conocer la trayectoria de la empresa (fecha de inicio de su actividad, socios fundadores, etc.), los mercados en los que está presente (sucursales), sus planes de expansión o los porqués de su ampliación de plantilla denota que conoces bastante bien el terreno y demuestra que -de elegirte-  te convertirías en un importante activo que representaría a la marca a la perfección.

 

#3 Ponderar la experiencia y las habilidades que se poseen para el puesto de trabajo en cuestión

Para ampliar tu formación has podido realizar cursos que te han permitido ser multidisciplinar, pero si no guardan relación con el nuevo puesto podrás obviarlos en tu carta de presentación y tu entrevistador lo agradecerá.

Por otro lado, a lo largo de tu recorrido profesional seguro que te habrán contratado en diferentes puestos, no necesariamente relacionados con la nueva posibilidad que se te presenta actualmente.

Llegar a describir esos empleos exige que dispongas de un espacio importante dentro de tu carta de presentación, por lo que si los datos no son relevantes no tienes por qué incluirlos. Demostrarás que conoces realmente las características del cargo y que tus competencias se corresponden con las que en él se exigen.

Céntrate mejor en mencionar tus logros en puestos de similar responsabilidad para que tengan claras referencias de tu práctica y soltura en el cargo para el que aspiras

 

#4 Mostrar plena disponibilidad (y un claro interés) para una entrevista posterior

Es una actitud que se considera imprescindible y se valora en consecuencia.

Si lo que buscas es dejar a tu entrevistador con un buen sabor de boca tienes que ser consecuente y saber demostrarlo mostrando un claro interés hacia una entrevista personal.

 

#5 Emplear en el texto una parte de la jerga profesional

Toda actividad emplea ciertos términos técnicos que son conocidos y compartidos por todos aquellos expertos que la ejercen de manera habitual.

Sentirte cómodo empleando tecnicismos y mostrarte familiarizado con dicho argot demostrará que tu proceso de adaptación al puesto puede ser mucho más rápido y sencillo que en otras circunstancias, por lo que te hará escalar posiciones frente a las demás candidaturas.

 

Consejos de escritura para una carta de presentación eficaz

 

a) Estructura

Toda carta de presentación ha de organizarse en tres apartados bien diferenciados:

  • Encabezamiento o presentación, donde se destacarán los datos personales en la parte superior del documento, así como los de la empresa destinataria más los de la persona y el departamento al que se dirige el documento. Es importante que, además del nombre y apellidos, se incluyan también un número de teléfono y una dirección de correo electrónico porque de esta forma se facilite el contacto de una manera más rápida y sencilla y sin necesidad de consultar cualquier otra fuente.
  • Cuerpo, o exposición, donde se argumentarán hábilmente las razones por las que el candidato es la mejor elección. El comienzo del cuerpo deberá atraer como un imán y, posteriormente, continuar manteniendo la atención del destinatario.
  • Despedida, o cierre, con un saludo formal y el agradecimiento por el tiempo empleado en leer la candidatura.  En esta parte también es aconsejable informar del interés en mantener una entrevista personal, si es que no se ha indicado en la última parte del cuerpo de la carta.

 

b) Redacción

La carta de presentación deberá seguir, además, unos patrones básicos de redacción:

  • Brevedad. Lo que significa estar escrita en una sola hoja, y por una sola cara.  Los escritos demasiado extensos tienen pocas posibilidades de atraer la atención
  • El cuerpo principal no debería ocupar más de cuatro párrafos
  • Salvo que se indique lo contrario, deberá escribirse en ordenador e imprimirse en un papel de alta calidad. Si en ella se incluye el logotipo de marca es importante que la copia se obtenga en color
  • Crearse única y exclusivamente para la ocasión. El estilo, el tono y el trato empleados deberán adaptarse a la empresa, el puesto de trabajo, el departamento y la persona responsable de recibirla.
  • Facilitar la lectura, empleando frases cortas y directas (sin largas presentaciones y rodeos antes de entrar en materia) y sabiendo situar al lector en un contexto adecuado.
  • Cuidar la ortografía al máximo



Y algo igualmente importante que no deberás olvidar:

 

  • La carta de presentación es tu primera (y puede que única) oportunidad para causar una buena impresión.  Un mal comienzo en este sentido puede echar por tierra una magnífica oportunidad para demostrar todo lo que vales.
  • No crees un texto informativo sin más, la creatividad se aprecia en estos casos como un valor diferencial. Aun siendo un escrito que exige hacer uso de una gran formalidad (pues se dirige a una persona completamente desconocida), esto no está reñido con el hecho de emplear un lenguaje persuasivo con el objetivo de despertar el mayor interés posible, marcando con ello distancia entre tú y los demás candidatos.

En una carta de presentación se puede (y se debe) hacer uso de un copywriting bien estudiado; recuerda que con ella tú debes perfilarte como el mejor «producto» capaz de cubrir la necesidad de la marca.  El copywriting va a ayudarte a que seas capaz de lanzar el «cebo» necesario para que se te abran algunas puertas, en principio destinadas a muy pocos.

  • Se puede decir mucho con muy pocas palabras. Deberás esforzarte por saber condensar tu mensaje y ofrecer en él todas las pistas necesarias que tracen de ti el mejor perfil posible.
  • Actúa de manera profesional desde tu carta de presentación. Huye de emplear expresiones confusas, vulgares o infantiles y de utilizar un lenguaje demasiado coloquial.  No intentes tampoco conmover con un mensaje en tono lastimoso ya que suele causar muy mala impresión.  En ningún caso hagas un uso de descalificaciones hacia otras empresas en las que hayas trabajado anteriormente, y con ello a compañeros o superiores,  ya que esto no hablará bien de ti.
  • Dominar datos fundamentales sobre la empresa te puede convertir en una alternativa posible, no solo en acciones presentes sino también futuras. Dar a entender que conoces bien sus necesidades y brindarte también como un profesional idóneo en otras áreas puede abrirte la posibilidad a nuevas candidaturas si en la actual no logras encajar del todo.
  • No olvides adjuntar tu currículum a tu carta de presentación.   Un currículum puede aceptarse sin una carta de presentación, pero no sucede lo mismo al revés.
  • El diseño de la carta de presentación también es muy importante y es lo primero que se tiene en cuenta, ya que en un primer vistazo se aprecian la pulcritud y el cuidado puestos en su creación.

Emplea un diseño atractivo y que tenga una buena estructura, en el que los distintos elementos no se estorben entre sí y que facilite la lectura. Los documentos en color resultan mucho más agradables a la vista pero deberás cuidar que carta de presentación y currículum compartan el mismo estilo y color predominante.

Una buena idea es recurrir a los diseños predefinidos ya que, por una cantidad nada elevada, te pueden ayudar a salvar el obstáculo de poder crear desde cero un proyecto de este tipo si esto no es tu fuerte o si, sencillamente, tienes algo de prisa. En Creative Market tienes una buena variedad de modelos de gran calidad para escoger.

Espero que estos consejos te ayuden. Y ahora, cuéntame: ¿Te habías planteado crear una carta de presentación para tus candidaturas? ¿Has notado que te facilitan más entrevistas posteriores que cuando no las usas? ¿Cuál es el estilo que te funciona? ¿Conoces más lugares donde obtener diseños predefinidos?  Desde ya agradezco tu participación 😉

Que tengas un feliz día, ¡besos y abrazos!

Hola, soy Carmen y estoy al frente de este blog.

Cambié la comunicación corporativa en una multinacional por el 2.0, más concretamente por el marketing de contenidos y la escritura creativa. Soy freelance desde 2004.

Después de más de diez años escribiendo para otros, en el 2015 decidí crear mi propio espacio para llegar a mucho más público. En él vuelco mi experiencia y conocimientos sobre  posicionamiento de marca, estrategias de venta, marketing de contenidos y copywriting.

Hoy he creado un modelo de negocio que me hace feliz y que no cambio por nada.

Me gusta rodearme de personas con inquietudes emprendedoras, de las que aprendo cada día; admiro las mentes creativas; me encanta el pan recién hecho y la tortilla de patatas. Hablo más que escribo 🙂

¡Gracias por leerme!

 

Uso de cookies

Hola, te informo de que este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de dichos archivos y la política de cookies del sitio. Por favor, pincha el enlace para una mayor información. Si no estás de acuerdo considera cerrar la página. Muchas gracias.

ACEPTAR
error: Lo siento. El contenido está protegido