Seleccionar página

Son varias las preguntas que suelo contestar por correo electrónico referidas a cómo adentrarse en la blogosfera. La verdad es que cuando te inicias en el blogging las dudas son muchas, y casi siempre las mismas.

Es fantástico recibir e-mails de personas que están seriamente interesadas en poner en marcha su blog personal o corporativo, y al responder siento que tengo una pequeña responsabilidad. Quiero ayudar en todo lo que pueda, no dejando nada por descubrir, y allanar un camino que en su momento tuve que despejar de broza y malas hierbas por mí misma.

Cuando empecé no había un mercado tan amplio como el de hoy, y los manuales «Do It Yourself» brillaban por su ausencia.

Los más lanzados aplicábamos el método de ensayo-error como principal herramienta de aprendizaje y (casi) como único compañero de fatigas; en mi opinión, es el mejor sistema que descubre pautas viables, seguras y aplicables a cada fórmula de negocio.

Así que he pensado que la mejor idea es responder, a esa y otras tantas dudas,  a través de los artículos del blog (de hecho con ese fin lo puse en marcha). No cabe duda de que hacerlo por este medio consigue que el radio de alcance sea infinitamente mayor.

Espero que tú y yo podamos recorrer mucho camino junt@s 😉 y que mis consejos te sean de utilidad.

 

Empezando por la base

 

Lo primero de todo es atender a las preguntas más comúnmente planteadas:

 

Pregunta número uno:

 

– « ¿De verdad necesito una web y/o un blog para mi pequeño negocio? »

 

Por muy pequeño que creas que es ahora tu proyecto, no dudes en que tarde o temprano empezará a despegar. Entonces querrás que tenga una mayor visibilidad e, inevitablemente, buscarás ampliar tu mercado (no vender únicamente a los clientes que estén geográficamente cerca de ti); tendrás en mente, además,  que estas plataformas supongan el escenario perfecto para que tus productos/servicios estén perfectamente definidos y que se comporten como un empleado a tiempo completo. Es un argumento como para planteárselo en serio, ¿no crees?

Por tanto, la respuesta es: rotundamente SÍ, y si me apuras dos mejor que uno, como los donuts 🙂

No necesariamente han de ser página web y blog; también podrás decantarte por una tienda online y un blog, por ejemplo, si el stock del que dispones así te lo empieza a marcar.

Por otro lado, muchas personas deciden el sistema de web, tienda online y blog, y no necesariamente creándolos por ese orden. La jerarquía la va imponiendo siempre el crecimiento de cada proyecto, por lo que en este aspecto no hay que preocuparse mucho.

¿Es esta última fórmula imprescindible? No, pero sin duda es una estructura de negocio muy profesional.

Sé que todo esto puede parecer extremadamente obvio, pero todavía hay personas reacias a comenzar una estrategia de visibilidad digital por muy variados motivos:

  • Miedo a que su reputación se malogre (el medio digital te expone demasiado y puede ser un arma de doble filo)
  • No tener bien decidida una logística, un producto con el que trabajar
  • No haber creado un equipo de personas cualificadas
  • Falta de medios (tecnológicos, principalmente) para lanzar una plataforma
  • Pensar que necesitan una importante inversión económica
  • Escasez de conocimientos tecnológicos
  • Etc.
Todo tiene sus inicios, y con unos conocimientos bien asentados, la elección de las personas adecuadas, unos objetivos claros, una buena planificación de la inversión a realizar (no gastando a lo loco) y un sistema fiable alrededor de nuestro proyecto, el trabajo bien hecho, las ganas e ilusión harán el resto. Así que adelante. Poco pero bien, y sin miedo a equivocarse.

 

Pregunta número dos

 

– « Hay alternativas gratuitas: Blogger, WordPress.com, Tumblr, WIX, etc. que me pueden servir para empezar, ¿verdad? »

 

Efectivamente, pero piensa en que no siempre servirán para un propósito de negocio, aunque para uso personal siguen siendo una alternativa perfecta.

Y ten en cuenta que, además, lo de «gratuito» puede no llegar a serlo en cuanto quieras imprimirle un estilo más acorde a tu imagen corporativa (personalizando el diseño para que te identifique completamente) o te plantees eliminar la publicidad de terceros, que en la mayoría de los casos no te representará en absoluto.

Además de esto, no debes pensar únicamente en el presente sino también en cómo evolucionará y en los cambios que irá demandando ese crecimiento.

Cuando debas migrar a una plataforma tipo WordPress.org, en el caso de un blog o una web, o un CMS de e-commerce más potente (que requieren de nombre de dominio y plan de alojamiento propios), a los riesgos propios de dicha «mudanza» (pueden corromperse datos, perderse información, etc. en el camino) y el minucioso trabajo de adaptación a la nueva  plataforma (lo mismo tienes que añadir, una a una, todas las referencias de tu catálogo porque no puedes subir un archivo de base de datos compatible)  se unirá también la aventura de tener que perder buena parte del trabajo de SEO ya realizado.

Habrá, por otro lado, que dejar constancia de todos esos cambios en los medios que emplees habitualmente (correo electrónico, redes sociales, etc.) y comunicarlo también a tus clientes para facilitarles el trabajo de encontrarte.

También deberás configurar tu viejo blog para que redirija correctamente al actual emplazamiento, o modificar la página de inicio de éste para informar de la nueva URL e insertar un enlace para que las visitas más despistadas te puedan seguir de nuevo.

Todo este proceso requiere de un tiempo, pocas prisas y una buena organización para que quede como es debido.

Plantéate todo esto antes de empezar, ya que lo recomendable es que dejes todo tu proyecto bien asentado desde el principio. Estarás ahorrando costes, disgustos y tiempo.

¿Son buenos motivos para iniciar un cambio?, ¡pues a por ello! Yo estaré ahí para guiarte y proporcionarte muchas herramientas indispensables para definir tu marca e identidad y para hacerte brillar con luz propia.

Que tengas un maravilloso día.

Besos y abrazos.

Hola, soy Carmen y estoy al frente de este blog.

Cambié la comunicación corporativa en una multinacional por el 2.0, más concretamente por el marketing de contenidos y la escritura creativa. Soy freelance desde 2004.

Después de más de diez años escribiendo para otros, en el 2015 decidí crear mi propio espacio para llegar a mucho más público. En él vuelco mi experiencia y conocimientos sobre  posicionamiento de marca, estrategias de venta, marketing de contenidos y copywriting.

Hoy he creado un modelo de negocio que me hace feliz y que no cambio por nada.

Me gusta rodearme de personas con inquietudes emprendedoras, de las que aprendo cada día; admiro las mentes creativas; me encanta el pan recién hecho y la tortilla de patatas. Hablo más que escribo 🙂

¡Gracias por leerme!

Uso de cookies

Hola, te informo de que este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de dichos archivos y la política de cookies del sitio. Por favor, pincha el enlace para una mayor información. Si no estás de acuerdo considera cerrar la página. Muchas gracias.

ACEPTAR
error: Lo siento. El contenido está protegido