Seleccionar página

Tener un blog supone abrir una ventanita al mundo desde la que mostrar quiénes somos, lo que hacemos y lo bien que lo hacemos; implica disponer de un espacio propio y personal donde expresar todo aquello que sentimos, abriendo nuestro corazón; conlleva poder reivindicar un mundo mejor, dejando que aflore nuestro lado más altruista y desinteresado.

Una vez que estamos delante del monitor del ordenador, dispuestos a iniciar un nuevo artículo, comenzamos un ejercicio de inspiración que debe sucederse sin interrupciones para dejar fluir los pensamientos libremente, pero trabajar sin sobresaltos es un deseo que no siempre se cumple.

Muchos redactores hemos aprendido a base de sustos que los elementos con los que habitualmente trabajamos a la hora de crear nuestros artículos no son los mejores aliados cuando las musas nos visitan.

En el momento más inoportuno, un “no responde” del navegador, un cierre involuntario de todas las pestañas abiertas en ese momento o un problema con el autoguardado automático del blog acaban con todo el trabajo de un plumazo y provocan que se pierda un tiempo muy valioso.

Cuando se trata de tener listo un artículo no hay que dejar ningún cabo suelto, y mucho menos si nos dedicamos a ello profesionalmente.
Ser previsores nos ahorrará más de un disgusto y convertirá la rutina de editar nuestros artículos en una práctica cómoda, a la par que segura.

¿Quieres saber cómo realizar la tarea de redactar cada post sin que los imprevistos te lo impidan? Hoy te voy a dejar dos buenos consejos para que los pongas en práctica y te evites sufrir más de lo necesario por culpa de la tecnología que utilizamos de forma habitual.

 

Redactando de manera más segura

 

En primer lugar te diré que escribir directamente en el editor del CMS es un acto un poco suicida, ya que es un entorno bastante caprichoso y puede jugárnosla a la primera de cambio;  mejor no te arriesgues a comprobarlo.

La mejor elección pasa por crear cada artículo en un documento independiente. ¿Cómo?, empleando primero un procesador de textos externo y posteriormente copiando todo al editor del blog para darle formato a continuación si es necesario (añadir negritas, listas, itálicas, etc.). Lo siguiente ya sigue como de costumbre: publicar o programar, nada cambia.

Antes de avanzar al siguiente punto es necesario detenernos para aconsejarte algo muy importante: al pasar lo que tienes escrito de un sitio a otro, si antes lo has redactado en una aplicación como OpenOffice o Microsoft Word, por ejemplo,  evita hacerlo directamente.

Hay que realizar un pequeño paso previo para evitar que con todo lo que vamos a copiar se nos añada una buena porción de código basura como regalo, aunque a simple vista no lo veamos.

Se evita de dos modos súper sencillos:

 

» Modo 1:

 

1)  Seleccionas y copias todo el texto de tu documento (Ctrl+E para selección y Ctrl+C para copiar)

2) Te sitúas ahora en el editor de tu CMS

3) Buscas allí una función que te marque la opción de «copiar desde Word» o también «pegar como texto» (esta última ya aparece, por ejemplo, en las últimas versiones de WordPress, a partir de la 3.9). Es un cometido que viene muy bien delimitado (en forma de botón, generalmente) en los editores tipo TinyMCE, que son nativos en plataformas como Joomla! y WordPress.

4) Ya puedes pegar todo el texto sin problemas (Ctrl+V)

5) Dale el formato que quieras

 

» Modo 2:

 

1)  Seleccionas y copias todo el texto de tu documento (Ctrl+E para selección y Ctrl+C para copiar)

2) Abres el bloc de notas y pegas todo ese texto

3) Lo vuelves a seleccionar todo y a copiar

4) Abre el editor de tu CMS y pega allí directamente

5) Dale el formato que quieras

Puedes usar el método que más cómodo y rápido te resulte.

Antes de decidirte a editar del modo en que te he explicado antes (con un procesador de textos convencional) déjame que te hable de una excelente alternativa que igual te hace cambiar de idea o, como mínimo, despierta tu curiosidad.

Se trata de un software llamado Markdown que no solo NO añade código basura, sino que es robusto, simple y fácil de utilizar; resulta de lo más útil e intuitivo a la hora de crear textos y simplifica enormemente la tarea cuando éstos se destinan a blogs y páginas web.

Markdown es una de las soluciones más rápidas y asequibles de obtener contenidos adaptados al formato XHTML partiendo de un editor de texto plano y sin que se necesiten conocimientos de programación web.  Permite, además, trabajar en una interfaz limpia y sencilla, sin distracciones, y guardar los documentos en todos los formatos adoptados hoy en día en las suites ofimáticas más populares, no existiendo incompatibilidades tampoco a la hora de abrirlos para luego editarlos en Markdown.

¿Tiene desventajas? Personalmente no se las encuentro, pero reconozco que el proceso de adaptación puede ser la principal traba con la que te vas a encontrar al comenzar a utilizarlo.

Para que el aprendizaje se haga algo más cómodo hay quien ha trabajado en una serie de aplicaciones creadas para trabajar conjuntamente con Markdown y aprovechar al máximo todo su potencial.

MarkdownPad es la más popular en ordenadores con Windows, mientras que Mou lo es para usuarios de Mac;  por otro lado, Haroopad se puede usar tanto en entornos Windows como en Linux y Mac OS .

Prueba estas soluciones y me cuentas, espero que te faciliten mucho el trabajo diario.

¿Usas otros trucos? Cuenta, cuenta 😉

Feliz día. ¡Besos y abrazos!

Hola, soy Carmen y estoy al frente de este blog.

Cambié la comunicación corporativa en una multinacional por el 2.0, más concretamente por el marketing de contenidos y la escritura creativa. Soy freelance desde 2004.

Después de más de diez años escribiendo para otros, en el 2015 decidí crear mi propio espacio para llegar a mucho más público. En él vuelco mi experiencia y conocimientos sobre  posicionamiento de marca, estrategias de venta, marketing de contenidos y copywriting.

Hoy he creado un modelo de negocio que me hace feliz y que no cambio por nada.

Me gusta rodearme de personas con inquietudes emprendedoras, de las que aprendo cada día; admiro las mentes creativas; me encanta el pan recién hecho y la tortilla de patatas. Hablo más que escribo 🙂

¡Gracias por leerme!

Uso de cookies

Hola, te informo de que este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de dichos archivos y la política de cookies del sitio. Por favor, pincha el enlace para una mayor información. Si no estás de acuerdo considera cerrar la página. Muchas gracias.

ACEPTAR
error: Lo siento. El contenido está protegido