Técnicas para evitar el plagio de tus artículos

por

Prácticamente ningún blog está a salvo de ser plagiado, pero -obviamente- aquellos considerados referentes en su sector suelen suponer mejores botines para los ladrones de ideas.

Imagina la situación: cuidas hasta el mínimo detalle en tus contenidos; empleas un estilo propio y publicas todo aquello que interesa a tu audiencia; atiendes todos y cada uno de los comentarios; actualizas los artículos con los últimos datos para ofrecer una biblioteca moderna e intemporal…

Pero alguien un día te dice que ha visto tus textos en otro blog que para nada se parece al tuyo. Entras en pánico porque temes que puedan penalizarte por duplicar contenido. ¿Qué haces?

Si te ha sucedido algo parecido, aquí van unos cuantos consejos.

Evita que los cacos se apropien de tus contenidos

Desde que Google anunciara que iba a premiar el contenido de calidad por encima de la cantidad de contenido, muchos aprovechados empezaron a ingeniárselas para coger prestado y sin permiso el trabajo de otros bloggers (que sí se esfuerzan por escribir buenos artículos) y publicarlos como si fuera de su propia cosecha.

Eso es lo que llamamos plagio.

¿Y qué puede pasar si esto sucede? Pues que además de la lógica indignación te puedes dar de bruces con una realidad: Google puede penalizarte a ti (sí, a ti) si considera que eres tú quien está duplicando los contenidos.

¿Cómo puede ser??  Si quien te ha plagiado el contenido puede indexar antes que tú el texto en cuestión serás tú el infame ladrón a ojos de Google.  Y castigo sin piedad. Ojo, es tan solo una posibilidad, pero hay que contar con ella.

Aunque sea injusto suena de lo más lógico; el corredor que llega primero a la meta es también el más rápido, ¿verdad? Pues lo mismo se aplica aquí. Quien envía primero la URL a Google es porque, supuestamente, la ha creado antes que el resto. Google está diseñado para «pensar» también así.

Medidas a adoptar ante los plagiadores

Evitar el plagio completamente va a ser algo complicado, por no decir imposible.

Los métodos de protección anticopia que tomemos siempre serán insuficientes y fácilmente vulnerables, y únicamente nos quedará confiar en que nuestro poder de convicción (para que se eliminen esos contenidos) sea efectivo una vez que tomemos contacto con el infractor o infractores.

Pero hay medidas que pueden actuar como disuasorias al obligar a realizar un trabajo extra a quien se esté pensando seriamente copiarnos sin permiso. Y de esas voy a hablarte hoy, además de mencionarte herramientas útiles para detectar el plagio, de un método que facilita una indexación mucho más rápida de tus páginas, de otro que sirve para registrar tus obras y de otro que podrás utilizar para que los cacos se descubran.

Todo ello suena bien, ¿verdad? Pues vamos a por ello

Técnicas para evitar el plagio

#1 Si utilizas WordPress, añade un plugin anticopia

No es un método definitivo, y no cabe duda de que quien tiene intención de copiar tus artículos va a hacerlo de igual modo, pero puedes encontrarte con un ladrón de contenidos poco avezado o con pocas ganas de trabajar de más, así que integrar un añadido que entorpezca la misión puede resultar efectivo a veces.

El plugin WP Content Copy Protection & No Right Click evita que pueda seleccionarse texto y copiarlo tan ricamente, lanzando una advertencia cuando esta acción se quiere llevar a cabo. Protege, además de texto, imágenes, inhabilitando el botón derecho del ratón.

#2 Indexa cada nueva URL que crees en tu blog

Haciendo esto indicas a Google que tú eres el propietario del contenido original y de este modo no serás penalizado por esa página duplicada.  Una vez publiques tu artículo y conozcas su dirección URL ve a Search Console, conocida anteriormente como Herramientas para Webmasters, y  accede a tu dominio.

Sitúate entonces en el menú izquierdo y llega, por este orden, a “Rastreo” y “Explorar como Google”.  Tienes una casilla en la que tendrás que ingresar el enlace permanente, pero tan solo lo que hay detrás de tu nombre de dominio. Por ejemplo:

Si el enlace permanente de tu entrada es: http://minombrededominio.com/mi-nueva-entrada-de-hoy

Únicamente tendrás que añadir al recuadro:  mi-nueva-entrada-de-hoy

Después pulsarás sobre el botón “OBTENER Y PROCESAR”.

Clicka a continuación sobre el enlace obtenido y observa el modo en que se visualiza la página, tanto por Google como por el visitante.  Este método sirve para detectar errores y subsanarlos. Si todo está correcto podrás enviar la nueva url a Google para que la indexe, escogiendo entre dos opciones diferentes:

– Rastrear solo esta URL

– Rastrear esta URL y sus enlaces directos

En el primer caso estarás enviando la URL que has decidido al principio, y en el segundo lo harás adjuntando los enlaces que contiene en su contenido.

Pulsa sobre “Ir” cuando decidas lo que hacer y habrás solicitado la indexación correctamente, adelantándote a posibles plagios.

Herramientas para evitar el plagio

Hay varias y bastante fiables.

A continuación te menciono algunas de las herramientas que conozco bien y que he podido utilizar; hay más sencillas y otras menos; más rápidas y también más lentas.  Te dejo todas las que conozco para que las pruebes y decidas la que mejor trabaja para ti.

En su momento tuve que acostumbrarme a ellas, al empezar a trabajar con colaboradores.  Me ayudaron a descubrir alguna que otra sorpresa que no me esperaba, pero eso ya es otra historia.  Vamos a repasarlas todas:

Doc Cop.  Detecta el plagio en documentos de texto (Word y PDF) y páginas web, enviando por e-mail el reporte de resultados.  Requiere registro. Gratuita y muy útil.

The Plagiarism Checker.  En el recuadro central se puede pegar el texto a analizar y a continuación pulsar sobre “Check the paper”.  Los resultados tardarán en función de la densidad de palabras que enviemos, pero suele ser bastante rápido.  Sirve también para documentos de texto (útil si como profesores recibimos trabajos de alumnos en este formato y queremos comprobar si han sido plagiados).  Muy fiable y gratuita.

Plagium. Si quieres buscar algo de manera esporádica es una alternativa más que recomendable, pues su rapidez y fiabilidad de resultados le avalan; pero para búsquedas continuadas el servicio se convierte en uno de pago.  A tener en cuenta si se quiere (y se puede) invertir en un detector de plagio de coste fiable y potente.

CopioNIC.  Tras un rápido registro analiza exhaustivamente documentos (PDF, Word, presentaciones de Power Point, etc.) y envía al e-mail del solicitante un reporte muy trabajado y realmente atractivo.  Es una herramienta completamente gratuita creada por CSS Ibérica y que cumple su cometido a la perfección.

NOTA: He comprobado que la web de CopioNIC está caída, y no sé si es momentáneo o el resultado de la retirada de su producto. Será cuestión de probar en otro momento y, en caso de que te interese especialmente, entrar en contacto con ellos para preguntar por la disponibilidad del servicio.

Copyscape. Tal vez este sea el servicio más popular dentro de los detectores de plagio actuales, pero como habrás visto no es el único.  Desde luego no hay que descartarlo, aunque existan herramientas gratuitas, porque ofrece un método de búsqueda excelente.

El usuario no tiene que complicarse mucho la vida pues tan solo ha de ingresar la URL que le interesa analizar y Copyscape se encarga del resto.

La modalidad Premium ofrece muchísimas ventajas añadidas para protegerse completamente, detectando rápida y cómodamente cualquier copia no autorizada y empleada sin permiso.  Ofrece también la posibilidad de integrar un banner en el sitio, avisando de que el sistema trabaja de manera permanente detectando el plagio, algo que puede actuar como maniobra disuasoria.  No es que sea algo que funcione cien por cien,  pero ayuda.

Búsqueda de Google.  Tal vez no lo sabías, pero Google es capaz de encontrar lo que ya ha sido publicado si lo indicamos en su caja de búsqueda. Para ello tan solo tendremos que introducir una pequeña porción del texto que queramos analizar, entre comillas, y los resultados nos mostrarán si ya existe previamente.

Dejar al plagiador en evidencia es fácil si sigues estos consejos

Lo que a continuación te explico puede servirte para argumentar frente a otros que el contenido es completamente tuyo.

Vuelvo a repetirte que no evitará que plagien tus artículos, pero es un sistema que puede dejar en evidencia al caco al ofrecerle pruebas palpables de su mala acción.

Cuando publiques nuevos contenidos procura añadir en el texto enlaces que lleven a otras páginas de tu sitio o a otros artículos.  Alguien que se ha dedicado a copiar literalmente todo tu texto es muy probable que ni se pare a eliminar los enlaces, o no lo hará porque pensará que son interesantes para el post, y se quedarán tal cual los integraste tú.

Por otro lado tenemos una web como SafeCreative.

No puede calificarse como herramienta para detectar el plagio, pero sirve para proteger y defender tus derechos de autor si, por ejemplo, eres el propietario de diseños u obras que por ningún motivo quieres que utilicen sin que tú lo permitas.

SafeCreative requiere que crees una cuenta de usuario y permite un registro de tus contenidos de forma fácil y bastante rápida.   Podrás registrar no solo artículos sino también fotografías, vídeos, podcast, libros, diseños, etc.   En la fase de configuración podrás escoger la opción que describa con mayor precisión tu obra y elegir además el tipo de licencia que le atribuyes.

El portal también te facilita un código (a modo de texto o imagen) que podrás insertar en tu blog indicando el registro de tu obra, para que de este modo quede bien clara la propiedad intelectual de la misma.

SafeCreative no proporciona soporte o tutela legal, pero es una efectiva herramienta que actúa como prueba y que ayudará a defenderte llegado el caso.

Y si descubro al plagiador, ¿qué puedo hacer?

Puedes optar por emprender acciones legales si crees que te merece la pena porque tu obra así lo vale. SafeCreative será en este caso, como te he dicho, un buen recurso que puede ayudarte.

Si adoptar este tipo de medidas no te apetece, siempre te queda el diálogo. Escribe con un tono firme pero sin perder la compostura y la paciencia.  Argumentar bien puede obrar milagros.  Saca los colores comentando en el propio artículo, aunque esto no te garantice que te aprueben el comentario.

Si nada de esto último funciona yo optaría por buscar la manera de denunciar el contenido (en Google, Facebook, Twitter, etc.) si se comparte en alguna de las redes sociales. Es una medida un poco a la desesperada, pero puede resultar útil.

También puedes escribir una entrada en tu blog explicando lo sucedido para que, al menos, no seas tú el acusado de copiar tu propio contenido.

Recuerda que si te ocupaste de enviar a Google tus direcciones URL nada más crearlas es más que probable que tu contenido haya sido indexado mucho antes, por lo que no deberías preocuparte de si aparece duplicado en otros sitios, al menos en el sentido de poder ser penalizado. No está de más realizar una nueva comprobación a través de Search Console, como te he explicado más arriba.

Y a ti, ¿te ha sucedido algo así? ¿Cómo lo has resuelto? ¿Qué recursos usas para evitarlo?  Gracias por compartirlo con el resto.

Que tengas un feliz día. Un fuerte abrazo.

signature-

Uso de cookies

Hola, te informo de que este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de dichos archivos y la política de cookies del sitio. Por favor, pincha el enlace para una mayor información. Si no estás de acuerdo considera cerrar la página. Muchas gracias.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Lo siento. El contenido está protegido
banner-boletin

¿Has decidido unirte? ¡Genial!

Recibe en tu buzón de correo electrónico los artículos de mi blog, además de contenidos exclusivos SOLO PARA SUSCRIPTORES. Únete a una comunidad entusiasta y decidida a cambiar por completo el modo de comunicarse de manera inteligente y eficiente para emocionar.

He recibido tus datos. Muy pronto tendrás noticias mías. Te doy enormes gracias por tu interés.